Twitter icon
Facebook icon

Monseñor Canecin presidio una misa para que cesen las lluvias y llamo articular redes por el bien común

El pastor diocesano, concelebro con el vicario general emérito presbítero Tomas von Schulz y llamo a “articular redes” para el bien común y pidió perdón por la no “conversión ecológica tan necesaria, porque somos administradores y cuidadores de la creación” asimismo “pidió perdón a los pobres” porque consecuentemente son los más afectados.

El Obispo Adolfo Canecin reflexiono primeramente sobre el Evangelio proclamado el domingo, resaltando el versículo final del pasaje que relata las Bodas de Cana: “Dios se manifestó y los discípulos creyeron en El” y en ese sentido remarco que “Dios se manifiesta para despertar la adhesión atraves de la fe. Eso es el que el Señor quiso y quiere, esta es la voluntad del Padre, que conozcan y crean en el Hijo único que es camino, verdad y vida”.

“El milagro de la transformación del agua en vino, por otro lado, en este texto manifiesta en el lenguaje bíblico que han llegado los tiempos mesiánicos, porque el vino significa los tiempos nuevos” remarco.

“Jesús mismo se presentó como el esposo de la Iglesia” y explico luego que “este lenguaje nupcial de alianzas y de bodas, es una expresión bíblica muy buena, que nos muestra la expresión de la alianza de amor de Dios con la humanidad, es decir, alianza de Cristo con la Iglesia”.

“Desde que Dios se manifestó en Cristo, tenemos que centrar todo: el alma, la mente y el corazón en Jesucristo, porque no hay otro nombre dado a los hombres donde encontrar la salud del alma, mente y del cuerpo” sostuvo, porque: “Dios se manifiesta acrecentando nuestra fe” para que, desde allí, “podamos adherir nuestras vidas a Jesucristo, el Señor”.

En segundo lugar, destaco a la Santísima Virgen María remarcando que “Ella nos dio su testamento y fueron las últimas palabras que dijo: ´Hagan todo lo que él les diga´, por eso, tengamos en cuenta que la auténtica devoción mariana y la religiosidad popular a la Virgen y a los santos, como otras expresiones de piedad popular que tenemos en nuestros pueblos, siempre tiene que llevarnos a Jesucristo” y profundizo su reflexión remarcando que “María nos remite a Jesús”.

“Nosotros pertenecemos a un pueblo profundamente religioso y tiene diversas expresiones de religiosidad popular y nuestra devoción mariana debe ser siempre cristocentrica” sostuvo.

REDES

En tercer término el Obispo hizo referencia a la situación actual del Nordeste Argentino afectado por tantas lluvias y, que trae consecuentemente varias familias inundadas, señalando que “las circunstancia que estamos viviendo y que hemos vivido tantas veces, en otro momento de nuestra historia, pone de manifiesto una capacidad que tenemos como pueblo, ya sea los ciudadanos y las instituciones, como se conjugan las capacidades, las iniciativas personales, de las Iglesias y de las instituciones intermedias, del gobierno nacional, provincial o municipal, es decir se conjugan fuerzas para salir a dar respuestas ante la emergencia” remarco 

“Qué lindo que esta capacidad no solo aparezca en las emergencias” remarco el Obispo y añadió,” que lindo seria que en lo cotidiano de nuestras vidas seamos capaces de articular acciones, armar redes por el bien común de nuestra sociedad” e insistió en la “necesidad de articular redes buscando el bien común”.

Pidió que “cada institución desde su identidad” realice “una actividad en forma articulada, para salir al encuentro del bien común. Hoy tenemos una situación de emergencia, pero, qué lindo seria que, aunque no tuviéramos emergencias o catástrofes, seamos capaces de articular redes y buscar un desafío de un tema común”, y puso de ejemplo, el problema vial y “buscar entre todos como dar respuestas al tema vial y así otro día buscamos otro desafío que haga el bien común y así ir tomando desafíos mayores”.

Canecin expreso que “si queremos trabajar sectorialmente o fragmentados no podemos dar respuestas” por eso que “que cada uno aporte lo suyo” y propuso: “siempre mantenido la identidad y autonomía que corresponde a cada institución, aportemos con un mismo espíritu, buscando el bien común, que es el mayor de los bienes. Un bien común frente a lo cual todos tenemos que subordinar o supeditar y, esta puede ser una enseñanza que nos deje esta situación de emergencia”.

SOLIDARIDAD

“En esta circunstancia se despierta la solidaridad y a los cristianos nos brota ser solidarios, por el afecto, la oración y nos lleva a compartir los bienes. Qué lindo que la solidaridad se haga un detalle cultural, no solo en la emergencia y así tener un permanente ejercicio de la solidaridad, para encarar distintos desafíos” remarco.

Más adelante en su homilía destaco el obispo: “Que seamos capaces como dice el chamamé del padre Julián Zini de ´juntarse y arremangarse. Neike chámigo´, que esto nos vaya quedando y nos va ayudar mucho como sociedad” y con énfasis pidió luego, “no vivamos fragmentados ni enfrentados, porque que estamos llamados a vivir la cultura del encuentro”.

Reconoció que estas situaciones de catástrofes climatológicas se dan porque falto “nuestra conversión ecológica tan necesaria, porque somos administradores y cuidadores de la creación” y finalmente hizo llegar “su cariño y cercanía, sobre todo a las familias de las zonas rurales (inundadas) o zonas de islas. Que la solidaridad que hoy ejercitamos y que brota a flor de piel. Se acreciente y acentúe para que podamos tener una cultura solidaria permanentemente”.-